jueves, 10 de febrero de 2011

Cando o xeneral Caminero, de paso por Brumoso, salvou a vida e recuperou o olfacto

O foro de Lubián en Pueblos-España.org púxome sobre unha pista do general Caminero que eu non localizara cando escribí Amigo Medo, recreando a súa fuxida a Portugal, a través de Brumoso, nos días que seguiron a ese golpe de Estado que el quixo deter e que nos quixeron vender como glorioso alzamento nacional. É máis que unha pista, o de agora. É unha interesante entrevista co xeneral Caminero publicada o 2 de agosto de 1936 por ABC, dáquela autodenominado Diario Republicano de Izquierdas. As novas tecnoloxías permítennos gozar agora, na hemeroteca dixital do diario madrileño, a simple golpe de clic, desa peza de historia tan próxima, así como ver a súa imaxe e alimentar a simpatía que xa nos viña inspirando. Por un momento, nin o título da entrevista nos parece demasiado esaxerado, aínda que sexa un pouco florido para os gustos actuais: “A gran odisea do heroico xeneral García Caminero”. Conta o xeneral como o alzamento nacional o colleu en Astorga, os problemas que tivo en Sanabria, cando tentou entrar pola fronteira en Portugal, como estivo a punto de ser linchado en Requeixo, primeiro, e en Lubián, despois, e como, por fin, tivo que pasar polo monte a Portugal. Toda unha aventura que está fácil de localizar na hemeroteca do ABC. Tamén explica como foi prendido polos guardiñas da Mimenta, que o entregaron ás autoridades en Vinhais. Relata como puido volver a Madrid e conta os beneficios desa grande camiñata: "Me ha desaparecido la afección laríngea que padecía y he recuperado el sentido del olfato, que tenía perdido desde hace cuarenta años". Con todo, á vista de como remata á entrevista, o que tiña mal era o olfacto político ou as súas habilidades adivinatorias. Contestando á última pregunta do xornalista, sobre como vía o movemento subversivo -o alzamento- en marcha, atreveuse a augurar:-Que está fracasado. Definitivamente fracasado.Era o que tiña que dicir como servidor da república. Por desgraza, non atinou.

13 comentarios:

Xabres da Teixeira dijo...

Por fin!.Tiña problemas para entrar.Xa estan erreglados. Oes ¿Cando publicarás unha novela sobre o seu paso por Brumoso?

Javier Loro dijo...

Eu xa publiquei a miña hai varios anos: é "Amigo medo"; xa che pasarei un exemplar cando volvamos ver. Claro que á vista da súa historia contada en directo, se cadra merecía outra mellor. ¿Por que non te animas?

Xabres da Teixeira dijo...

1º Eu non sirvo.2º Non teño información. Agradecereite o prestamo. Por certo andamos liados con hai que ir morrendo.

Javier Loro dijo...

Sirves, sirves. Dalgunha maneira, eu conteino co teu estillo. Dándolle voz a un tipo que, para contar a historia do paso de Caminero por Val dos Marcos, ensarilla e dá miles de reviravoltas e acaba contando medio cento de historias ao tempo.

David Simón dijo...

http://diariodeunmedicodeguardia.blogspot.com/2011/02/dos-republicanos-en-brumoso-el-general.html

lachatadevigo dijo...

Estoy leyendo tu libro, muy interesante aparte de que conozco la zona. Tengo una duda: hablas de Padornelo, Puebla de Sanabria, Verín, Moimenta... todos nombres reales, pero, que pueblo es Brumoso o Lubicán. Son pueblos reales o ficticios. Muchas gracias y enhorabuena por el libro.

lachatadevigo dijo...

Veo que Brumoso se refiere a Hermisende, por lo que Lubican parece ser Lubián. ¿De dónde vienen estos nombres? ¿Por que no utilizar los nombres "oficiales" como el resto de los pueblos?

Javier Loro dijo...

Querida amiga, empecé escribiendo las historias que me contaban los mayores, a veces escasamente transformadas, y supongo que cambiar el nombre de los escenarios me hacía sentir más seguro, menos temeroso de que alguien se me mosquease. Lo de Brumoso me acabó gustando, también porque así evitaba hacer famoso a Hermisende (los de San Ciprián-San Clemente siempre tuvimos mucha rivalidad con los vecinos. Gracias por tu lectura.

Antonio dijo...

Gracias por tu contestación, Javier. Estoy disfrutando mucho del libro. Lo estoy dosificando, quiero disfrutarlo a pequeños sorbos para no acabarlo enseguida, pero me está costando no leerlo del tirón.
Mis padres son de Lubián, veraneo todos los años por allí y devoro cualquier articulo que hable de la zona.

Saludos de un lector amigo (lachatadevigo no deja de ser un pequeño homenaje a un hotel de Vigo que me dejó mucha "huella").

Javier Loro dijo...

Pues pongamos la o donde estaba la a y mantengamos las gracias por la visita y por la lectura; y brindemos por lo que compartimos, al menos el amor por la tierra de entreportelas, como diría Felipe Lubián.
Saludos

lachatadevigo dijo...

Anoche acabé el libro. Me ha gustado mucho. Si te digo la verdad compré el libro porque salió el tema del general Caminero en el foro de la web del ayuntamiento de Lubián. Cuando empecé a leerlo, me llevé una pequeña desilusión porque la narración se desviaba bastante de la aventura en si del general. Según avanzaba el libro me iba importando menos la aventura del general e iba disfrutando más cuanto más se iba dispersando el viejo con sus anécdotas costumbristas.
Ha sido un auténtico placer. Intentaré investigar sobre tus otros libros a ver si alguno puede interesarme. Un saludo.

Javier Loro dijo...

Lamento la parte de la desilusión. La comprendo, porque la novela sólo utiliza el paso del general Caminero por As Portelas como disculpa para reflexionar sobre la realidad y la apariencia, sobre el prejuicio que nos mueve en muchas ocasiones. Para mi tuvo interés el paso de Caminero cuando supe que no era un listo que huía de la guerra (como nos contaron de niños) sino una persona comprometida que intentó detener el levantamiento y que volvió al frente en Madrid. Nunca me planteé desarrollar una novela histórica porque no tengo la disciplina necesaria para documentarme a fondo.
Otros libros con "espíritu" en común con "Amigo medo" son, "Destrucción" o "O aliado inesperado". Gracias por tu tiempo y por tus palabras.

Javier O dijo...

Buscando por google he encontrado esta vieja referencia en su blog. No sabía de ese libro. Lo leeré.

Mi abuelo paterno era de Lubián. Mi tío abuelo fue el que sacó fisicamente de allí al general Caminero y le guió hasta Portugal. Acabó convirtiéndose en el ayudante del general.